DCSIMG
La madurez sonora de Ulises Hadjis: ‘Cosas Perdidas’ : Red Bull Panamérika
ulises hadjis

La madurez sonora de Ulises Hadjis: ‘Cosas Perdidas’

Ulises Hadjis
Cosas perdidas
(Independiente, 2012)
Escuchar en Bandcamp

Nos sorprende, nos alegra y nos conforta este regreso. El músico venezolano -exactamente de Maracaibo- ya nos venía anunciando la publicación de este material en una visita que en 2010 hizo a México y la espera valió la pena. Es muy grato anunciar una notoria madurez y una sofisticación aún mayor en las ya ingeniosas texturas, melodías y, por supuesto, letras, con las que Ulises Hadjis nos sorprendió en 2008 con el álbum Presente.

Y lo anunciamos también en nuestro Music Alliance Pact de mayo, donde el blog hermano Música y Más ofrece en descarga gratuita el sencillo “Dónde va”.

De principio a fin nos encontramos con un trabajo intimista y profundo, en temas que en su mayoría no superan los tres minutos sobre una plataforma a veces acústica, a veces eléctrica. Allí nuestro Ulises experimenta con breves aires a folk (“El lugar”, “Ópera prima”, “Todo es un teléfono para él”) o rockabilly (“Doble matiné”), guiños eléctricos instrumentales (“Celeste”), acordes de indie rock que le suben el volumen a su poesía (“Donde va”, “Diciembre”, “Víctima”), la posterior calma sonora que enfatiza en una letra que nos transporta (“Luces, colores”, “Maracaibo-San Félix”), un corto y certero guiño acústico a la clásica bossa nova (“Lo haré”, con la sorprendente presencia de Denise, de Hello Seahorse!), blusesillos eficazmente usados para enviar mensajes salidos del alma (“Lloverá”), sintetizadores de vértigo para paisajes urbanos (“Aquella ciudad”, con Juan Manuel Torreblanca).

Cómo no, la versatilidad sonora de Ulises acompaña frases tan ingeniosas como sentidas: “Y nadie sabe bien pelear y nadie sabe actuar”, “Alguien nos ve nadie nos mira, tantas esquinas, tanta ciudad”, “Usando las palabras que arman tantos sitios que nunca encuentro”, “Y el silencio en las gradas va quemando poco a poco el telón”, “Juan quiere el ancla robar usando un pez espada que conoce bien el arte de cortar metal”. O como bien lo dice en víctima, en una frase bellamente ratificada en todo el álbum: ”Nuestra música está hablando, sólo tienes que escuchar, lentamente tararea lo que tienes que pensar…”.

Y así hay que transcurrir, lentamente, para que los mensajes de este joven talento “maracucho” nos lleguen al oído, la mente y el corazón.

RBMA